Día 18: La Pequeña Islandesa

Nos despertamos en Lyngas Guesthouse, bastante cómodo y limpio, de hecho, excesivamente cómodo, nos dieron un cuarto con 6 camas, por el mismo precio que uno doble, ya que no quedaban. Baños compartidos pero siempre vacíos e impecables, igual que todo en Islandia.

Salimos para seguir recorriendo los alrededores y nos encontramos con unas casas bastante peculiares y muy artísticas.

Decidimos dedicar este día para visitar una interesante cascada, bueno, de hecho dos: Hengifoss y Litlanesfoss.

Vista 01.JPG

La primera, Hengifoss, la tercera mas alta de Islandia, se puede ver a lo lejos y es parecida a otras que ya hemos visto mucho mas de cerca, como Haifoss, por lo que si prefieren pasar mas tiempo en los alrededores, les sugerimos invertir su tiempo en “La pequeña Islandesa”, Litlanesfoss, y no seguir subiendo, ya que desde aquí se aprecian ambas. (¡cada quien tiene su preferencia!).

Medio Camino.JPG

El camino dura unos 30 minutos hasta Litlanesfoss y es cuesta arriba, la subida esta demarcada y progresivamente se cruzan cercas, recuerden cerrar las puertas ya que si no, ¡se nos escapan las ovejas!

Litlanesfoss es una cascada impresionante y a la cual se le deja de lado muchas veces, de hecho en la mayoría de los mapas locales y avisos, no se le señala, ya que su hermana Hengifoss se lleva todo el crédito, en este post la cosa no será así.

La simetría de Litlanesfoss es uno de sus aspectos mas interesantes, así como las impresionantes columnas de basalto (detalle siempre presente en mis cascadas favoritas), que en este sitio parecen talladas por un verdadero artista.

Decidimos pasar todo el día en los alrededores, volando el Drone y disfrutando el paisaje. Por su escondida ubicación, la parte de la cascada con la mejor vista, es de muy difícil acceso, incluso para el Drone, sin embargo tuvimos unas muy buenas vistas volando, pueden ver la siguiente foto y un mini video abajo:

Litlanesfoss-Drone-01.jpg

Antes de irnos de nuevo a nuestra Guesthouse a preparar la cena, primeramente pasamos por un Supermercado para comprar algunas provisiones.

Luego, una parada obligatoria en un café de la ciudad para el respectivo Latte y dulce Islandés, preguntamos exactamente que era y nos dijeron que no estaban seguros, que era algo parecido a un Brownie que se le ocurrió al Chef y que no tenía nombre… 

 

Cosas de los Islandeses… Buenas noches!

written by

Ingeniero en Aventuras, adicto a la adrenalina, acompáñame a recorrer el mundo. La vida es una sola, arriésgate y vive ahora.