Día 12: Noche de Muertos Vivientes

Hamragarðar es uno de los campamentos mas cómodos y hermosos de toda Islandia. Por tan solo 12,000 ISK (aproximadamente 10 euros) obtienes acceso a sus instalaciones, las cuales incluyen baños, lavadora, secadora, lounge con calefacción, cocina, comedor y un sitio especial donde la gente deja artículos gratuitos para que los demás los usen. Se permite acampar en cualquier lugar de sus tierras, nosotros encontramos un lugar privilegiado en el que a nadie se le había ocurrido colocar su carpa.

Play Video

Play Video

Justo en frente de la increíble cascada Gljúfurárfoss, oculta detrás de una abertura en unas inmensas piedras, al lado de una mesa de camping y con espacio para la camioneta, completamente solos en esta área ya que no había espacio para mas nadie, siempre que vayan a acampar tomen su tiempo para elegir el mejor lugar.

Luego de preparar las respectivas arepas, procedimos a entrar en Gljúfurárfoss, se accede atravesando la abertura entre las inmensas piedras que la esconden, una vez dentro, la vista es espectacular, se sale empapado pero vale la pena 100%.

Play Video

Al salir de allí, caminamos unos 300 metros hasta una de las cascadas mas famosas de Islandia, Seljalandsfoss, debido a que es super popular, la que teníamos frente a la carpa (que no tiene nada que envidiarle a su hermana) estaba casi siempre sola.

Play Video

Play Video

Play Video

En Seljalandsfoss se puede pasar por detrás de la caída de agua, lo que hace esta cascada muy especial, siempre encontrarás un inmenso grupo de turistas tomándose fotos, es importante resaltar que es imposible pasar sin salir completamente empapado, este fue nuestro caso, por lo que después de cambiarnos por completa la ropa para seguir nuestro camino por el sur de la Isla.

Play Video

A unos 20 minutos de Seljalandsfoss, se encuentra el pueblo de Skogar y su gran cascada de fácil acceso, Skogafoss, aquí pasamos unos minutos, íbamos a volar el Drone pero nos encontramos este aviso:

Islandia ha sido escenario de infinidad de películas y series, muchas personas recuerdan esta cascada por una de las escenas de “The Secret Life of Walter Mitty” con Ben Stiller.

Nos tomamos nuestro tiempo en cada una de las cascadas y decidimos ir a acomodarnos en nuestro próximo hogar, Hvoll Cottages, muy recomendado en el Sur de Islandia y cerca de las principales atracciones.

Decidimos esperar hasta medianoche para partir hacia un interesante lugar, bastante concurrido últimamente, por lo que visitándolo a esta hora podremos recorrerlo sin gente cerca. No es una cascada, no es una atracción natural, no es un edificio.

Desde nuestra cabaña hasta el sitio donde la gente estaciona su vehículo, fue apenas media hora de trayecto, sin embargo, a partir de allí, hay que caminar aproximadamente 60 minutos por el paisaje mas desierto y “lunar” que puedan imaginar. Arena volcánica en todas direcciones. Piedra y arena negra – Piedra y arena negra – Piedra y arena negra.

Cuando llevamos 20 minutos caminando, vemos unas figuras humanoides que se mueven de manera terrorífica hacia nosotros, ¿Muertos Vivientes?

Play Video

Uno de ellos cojeaba, otro se balanceaba de un lado a otro, todos daban cortos y constantes pasos en nuestra dirección… – Turistas -, los últimos que quedaban hasta altas horas de la noche por aquellos lados, regresando en la larga caminata de regreso hacia el parking.

Play Video

Después de los casi 60 minutos de caminata a medianoche, llegamos:

El “US Navy DC-3 Wreckage” nos esperaba, de hecho, tiene casi 44 años esperándonos, para ser exactos, desde el 24 de Noviembre de 1973 se encuentra abandonado en las negras arenas Islandesas.

La tripulación del DC-3 se estrelló en las playas negras de Sólheimasandur, sin embargo todos sobrevivieron, una parte del fuselaje fue robado hace décadas, pero la mayor parte del avión permanece intacto, convirtiéndose en una extraña atracción en el sur del País.

Play Video

Se hizo mas popular aún el avión, luego que Justin Bieber saltara sobre el en patineta, en un video de hace algunos años, las 2 veces anteriores que estuve en Islandia, casi nadie conocía este sitio.

Play Video

Play Video

Luego de un buen rato de fotos, videos y vuelos de Drone, caminamos 60 minutos de regreso, eran casi las 2 de la mañana, el sol de medianoche opacado por grandes nubes grises creaba un ambiente espectral, el cansancio y el duro frío nocturno hizo que entendiéramos el por que del peculiar caminar en la ruta de retorno, ahora nosotros éramos los “Muertos Vivientes”.

written by

Ingeniero en Aventuras, adicto a la adrenalina, acompáñame a recorrer el mundo. La vida es una sola, arriésgate y vive ahora.