Día 11: En el volcán congelado

Hoy recorreremos la vía que va hacia Thorsmork, otra hermosa pero difícil carretera, la F249, mucho mas corta en tamaño que la del día anterior, pero con un paisaje totalmente distinto y un par de secretos que hacen que recorrerla valga la pena.


Al comienzo del camino hay una que otra granja con los famosos caballos Islandeses.

Mas pequeños y con cabelleras mas frondosas que la mayoría de otras razas, en Islandia está prohibido que entren cabellos ya que aparte de traer enfermedades nuevas, quieren que sigan siendo puros. Por otra parte, sin un caballo Islandés sale de la Isla, no podrá regresar jamás.

A lo lejos, en la propia carretera F249, luego de una hora en ruta, se puede ver un salto de agua increíble que pareciera estar muy cerca, se puede salir del camino cuidadosamente y entre las piedras y musgo y manejar durante 20 minutos para llegar al sitio mas cercano a ella.

Luego de esto, se debe buscar con cuidado la manera de cruzar el río, para poder subir a la colina donde se encuentra, a simple vista parece fácil pero la fuerte corriente es traicionera, no se aprecia en video lo engañosos que son los ríos Islandeses. 45 minutos subiendo la verde colina (aunque parecía mucho mas cerca), se llega hasta la hermosa cascada, al estilo de la famosa Seljalandsfoss, se puede caminar por detrás, existe una abundante colonia de pájaros y son los únicos seres vivos que habitan en cientos de kilómetros a la redonda.

Es una sorpresa de cascada que no tiene nombre ni aparece en las guías ni mapas, así que la bautizamos “Teextrañofoss”.

El descenso es mas rápido pero mas peligroso, hay partes muy empinadas que se deben tomar con calma, y como siempre, al momento de llegar al río, tomar el tiempo necesario para encontrar el sitio por donde se le haga mas fácil a cada quien cruzarlo, ya que no hay un camino demarcado.


Volvimos a la vía principal apuntando a nuestro destino principal del día, el majestuoso volcán Eyjafjallajökull y el glaciar que lo cubre.

Este volcán, el mas famoso en Islandia en los últimos años, comenzó su última erupción el 20 de marzo de 2010, lo que causó la evacuación de más de 800 personas.

Esta erupción fue de naturaleza explosiva, estimándose que fue entre diez y veinte veces superior a la anterior. La erupción arrojó unos 250 millones de metros cúbicos de ceniza volcánica a la atmósfera, llegando a una altura de hasta once kilómetros y extendiéndose por un área de miles de kilómetros cuadrados, causando la interrupción del tráfico aéreo en el noroeste de Europa el 15 de abril de 2010, el cierre de aeropuertos y el espacio aéreo sobre la mayor parte del norte y centro de Europa, así como, la cancelación de más de 20 000 vuelos durante varios meses.

Afortunadamente, el volcán se encuentra “durmiendo” por lo que pudimos acercarnos al área sin problemas, específicamente a una de sus dos “lenguas”, llamada Gígjökull.


Nuevamente éramos los únicos en la zona, aunque el Verano Islandés es muy turístico, este tipo de destinos son un poco menos populares por su difícil acceso, esto le añade un 1000% de satisfacción a un viaje por un país como este, el sentirse solo en medio de paisajes y fenómenos tan extraños es una experiencia única.


Se puede hacer una caminata/escalada de unos 30 minutos hasta tocar el glaciar!, pudimos hacerlo ya que el clima era favorable, hasta el punto de casi entrar en una hermosa caverna de hielo formada recientemente, también pudimos volar el Drone aquí, luego les mostraremos los videos!


Estuvimos admirando esta majestuosa masa de hielo durante un par de horas y emprendimos nuestro camino de regreso hacia la Civilización, nuestra meta y que afortunadamente la conseguimos, fue la de acampar en uno de los sitios mas hermosos en todo el Sur de Islandia, Hamragarðar, en el siguiente post les mostraremos mas de este increíble lugar.

written by

Ingeniero en Aventuras, adicto a la adrenalina, acompáñame a recorrer el mundo. La vida es una sola, arriésgate y vive ahora.