Día 1: Islandia – Aquí vamos de nuevo

Hace un sol radiante en Lyon, nos despertamos habiendo dejado todo arreglado el día anterior para esta nueva aventura, nuestro destino: Islandia. Al llegar al aeropuerto todo marcha bien, el vuelo está en hora, el único inconveniente: SOBREPESO. El que dijo que para acampar un mes todo cabe perfectamente en un bolso de mochilero está mintiendo, el minimalismo a la hora de empacar no es nuestro fuerte.

Para viajar a Islandia existen 2 opciones, Ferry o Avión. En Ferry (no es nada barato) puedes salir desde Dinamarca únicamente (o desde las Islas Faroe pero este no es un punto de partida para prácticamente nadie en Europa), hace algunos años también salía desde Inglaterra pero eso ya se acabó.


La segunda opción y la mejor, es en avión, hace 10 años, la primera vez que viaje a Islandia, solo una aerolínea volaba a este país, IcelandAir, las cosas han cambiado, Existen aproximadamente 30 aerolíneas comerciales que viajan a esta Isla, en nuestro caso viajamos con WOW air, ya que es la única con vuelos directos desde Lyon hacia Keflavik (aquí se encuentra el aeropuerto principal internacional de Islandia)


Luego de un agradable vuelo (a medio llenar para nuestra sorpresa) llegamos a la tierra de Hielo y Fuego. El Aeropuerto sigue siendo moderno y organizado, la gente nos recibe con una sonrisa, los islandeses son bastante amigables y el 100% habla inglés, es obligatorio aprenderlo en conjunto con el Islandés desde el colegio.


Para visitar la capital (Reykjavik) y sus alrededores recomendamos un máximo de 3 días, es una ciudad pequeña, la vida nocturna y gastronomía son un punto muy atractivo así como la interesante vida de los locales, sin embargo, las verdaderas bellezas y obras de arte naturales se encuentran alrededor de la isla, fuera de Reykjavik.


Pues llegamos, nos recibió Islandia y sus aguas, las mas puras del mundo, directo desde los glaciares milenarios que ocupan un 11% del territorio de este país.

Para venir a Islandia, la mejor época es sin duda el verano, el clima ronda los 10 grados y si tienes suerte la mitad de tus días serán soleados. Soy fanático de los paisajes invernales, sin embargo para este país en particular, el acceso a los mejores sitios es imposible en invierno, esto sin hablar de que en invierno solo tendríamos un par de horas de luz (o penumbra) al día, el resto es noche, todo lo contrario al verano, tenemos aproximadamente 22 horas de luz y 2 horas de penumbra cada día. Algo que no se puede ver en verano pero si en Invierno, son las auroras boreales, las hemos visto desde Tromso y Svalbard (Noruega) así que por ahora no era una prioridad visitar este país durante la época helada.


Lo que más recomendamos sin duda alguna es alquilar un vehículo, desde el día que llegas, si vas a recorrer las carreteras “F”, debe ser 4×4, si es tu primera visita y no tienes tanto tiempo, con cualquier compacto basta para recorrer las principales maravillas que bordean la isla, para darle la vuelta al país debes atravesar la “RING ROAD” que no necesita de camionetas.


En el mismo aeropuerto de Keflavik, un shuttle gratuito té lleva hasta las agencias de alquiler de vehículos. No nos cansamos de recomendar a Blue Car Rental, (www.bluecarrental.is) son los mejores sin duda, en atención, precios y variedad de vehículos, es importante si vas a recorrer las carreteras “F”, tomar TODOS los seguros que ofrecen, ya que cualquier cosa puede pasar, es necesario cruzar ríos, vientos huracanados que levantan grava y arena, y eso sin hablar de los 200 volcanes que existen en sus tierras, con una erupción cada 5 años en promedio, mejor prevenir!.
Luego de retirar nuestra camioneta, una bella Land Cruiser 4×4 a Diesel, nos dirigimos hacia la ciudad, hay ciertos spots que no te puedes perder y el tiempo es oro, sin embargo el día de hoy lo reservamos para el festival del solsticio secreto, increíble feria musical con artistas de todas partes del mundo, que se reúnen desde hace 4 años en el comienzo del verano Islandés, al estilo “Woodstock”, para celebrar el comienzo de la estación. Una de nuestras bandas favoritas es Foo Fighters, a la cual tuvimos el placer de ver y escuchar en este evento, mas de 20,000 personas reunidas bajo el cielo vikingo. 


Todo el evento estuvo muy bien organizado, no puede faltar la cerveza Islandesa por donde quiera que se busque, stands de waffles, papas fritas, hamburguesas y hotdogs, 4 distintos escenarios para las presentaciones, mini-markets con venta de ropa, marcas reconocidas y artistas locales, habían hasta stands para tatuarte en plena feria o hacerte un corte de cabello punk. 


​​

​​

​​

​​

​​

​​

​​

​Fue una muy buena experiencia, el 90% eran locales, en Islandia la música es muy importante, sino que se los diga Bjork (Islandesa), en fin, la pasamos genial. Luego de medianoche, el sol radiante nos acompañó hasta Reykjanesbær, ciudad-pueblo a 30 minutos de Reykjavik, pero con mejores precios de alojamiento que en la ciudad, si tienes vehículo es recomendable quedarte fuera, en nuestro caso en Blue View Guesthouse.
Nos recibe una muy amable familia Islandesa, nos muestran su hermosa casa y nos llevan hasta las habitaciones, el baño es compartido pero todo es moderno, nuevecito, limpio y ordenado, como todo en Islandia, el único problema ahora, no trajimos “tapaojos”, a improvisar bufandas amarradas en la cabeza para dormir en esta época de sol de medianoche y seguir mañana con esta aventura!

written by

Ingeniero en Aventuras, adicto a la adrenalina, acompáñame a recorrer el mundo. La vida es una sola, arriésgate y vive ahora.